La Decisión.

El regalo más grande que Dios nos  dejo desde el momento de la creación fue la facultad de pensar libremente y de tomar las decisiones que a mas con convenga.

Pero el fruto del pensamiento son las consecuencias que nos abruman sin igual medida cuando tenemos que decidirnos a enfrentar. El Amar o menospreciar a alguien o algo es una decisión tanto del querer o no hacerlo, el amor, la paz la bondad, la fe y un sin fin de frutos del espíritu que emergen del interior del hombre, van creciendo conforme a nuestras propias decisiones que abordamos en su momento preciso, tanto buenas o malas, al partir todo nace de una decisión un bebe, un árbol el caminar el hablar podría seguir denotando una  lista, y me atrevería a decir que un bebe no de ciado también es una decisión a través de una violación o no tomar los anticonceptivos, buena o mala fue decido, en el caso el violador decidió cometer su acto y la victima decidió confiar en su victimario o decidió tomar una vía distinta a la que frecuentaba a su destino, a si un sin fin de casos que no se responsabilizan de sus propias daciones que toman en el día a día.

Dios decido créanos, Adán decidió comer el fruto que Eva ya había comido, pero Eva decido probarlo por la conversación con la Serpiente. Nos pone en claro que el pecar es una decisión y de lo que la serpiente se aprovecha del hombre es de la capacidad de decidir que de alguna forma nos potencia a tomar una mala decisión que no proviene del corazón de Dios, yo soy el responsable de mis palabras y de mis actos, que más seria si Dios fuera un Dios dictador, no habría Amor genuino y seriamos entes llenos de soberbia y un sin fin de otras cosas no provienen de su Espíritu.-

Dios quiere hijos decididos, por eso refleja la identidad que Dios le quiere brindar a cada uno de los suyos. Dios decidió entregar a su único hijo, sabiendo lo bueno de este acto, que más nos queda por salir y pregonar su evangelio sabiendo las consecuencias buenas para los que lo reciben y asimilan como Papa, Dios quiere llamar a sus hijos perdidos a casa, y la decisión que nos queda por tomar es ir donde están nuestros hermanos y brindarle el amor que Dios puso en nuestros corazones.

“Multitudes, multitudes en el valle de la decisión. Porque cerca está el día del Señor en el valle de la decisión.” Joel 3:14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *